Health Information

Solo las mujeres en alto riesgo necesitan la prueba genética para el cáncer de mama, según los expertos

Solo las mujeres en alto riesgo necesitan la prueba genética para el cáncer de mama, según los expertos

Incluso las que tienen antecedentes familiares de mutaciones BRCA deben hablar primero con los profesionales, señala un panel

LUNES, 23 de diciembre de 2013 (HealthDay News) -- Nueve de cada diez mujeres no necesitan y no deben recibir pruebas genéticas para ver si están en riesgo de cáncer de mama o de ovario, anunció el lunes un influyente panel de expertos en salud.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF, por su sigla en inglés) confirmó su recomendación anterior de 2005 de que solo un número limitado de mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama deben ser evaluadas por mutaciones en los genes BRCA1 y BRCA2, que pueden aumentar su riesgo de cáncer.

Incluso entonces, esas mujeres deben discutir la prueba tanto con su médico de familia como con un asesor genético antes de realizar la prueba genética del BRCA, afirmó el panel.

"No todas las personas con antecedentes familiares positivos deben hacerse la prueba. No es tan sencillo ni directo", apuntó la Dra. Virginia Moyer, presidenta del grupo de trabajo.

El interés de las mujeres por las pruebas genéticas ha aumentado mucho, en parte debido al anuncio que la estrella del cine de Hollywood, Angelina Jolie, realizó en mayo de que se sometió a una mastectomía doble porque portaba la mutación BRCA1.

Una encuesta de Harris Interactive/HealthDay llevada a cabo unos pocos meses después del anuncio de Jolie halló que hasta 6 millones de mujeres de EE. UU. planificaban obtener consejo médico sobre una mastectomía preventiva o la extirpación de los ovarios debido a la decisión personal de la actriz.

En promedio, las mutaciones de los genes BRCA pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama entre un 45 y un 65 por ciento, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society).

El problema es que hay una infinidad de mutaciones del gen BRCA. Los médicos han identificado algunas mutaciones que pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama, pero hay muchas mutaciones BRCA más en que el aumento en el riesgo es bajo o todavía no se conoce.

"La prueba no es algo que arroje un resultado positivo o negativo. La prueba arroja muchas cosas distintas que hay que interpretar", explicó Moyer. "Hay una variedad de mutaciones. Con frecuencia se recibe lo que parece ser una prueba negativa, pero que nosotros denominamos negativa 'no informativa', porque simplemente no dice nada. Una mujer podría terminar sin la más mínima idea, pero preocupada, lo que no resulta útil".

A principios de mes, la compañía de pruebas genéticas 23andMe anunció que no seguiría ofreciendo información de salud con su kit de servicio para casa después de que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) advirtiera que la prueba es un dispositivo médico que requiere una aprobación del gobierno.

Las nuevas recomendaciones del grupo de trabajo aparecen en la edición en línea del 23 de diciembre de la revista Annals of Internal Medicine.

La determinación del grupo de trabajo tiene un gran peso en la industria de la atención sanitaria. Por ejemplo, la lista del gobierno federal de medidas preventivas de atención de salud que las aseguradoras deben proveer de forma gratuita bajo la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio se basa en las recomendaciones del USPSTF.

Según el grupo de trabajo, alrededor del 90 por ciento de las mujeres estadounidenses no tienen antecedentes familiares asociados con un mayor riesgo de mutaciones BRCA, e incluso menos tendrán una mutación que pueda conducir al cáncer de mama.

"Apenas dos o tres mujeres entre mil portan esas mutaciones. Hacerlo no prevendrá la mayoría de cánceres de mama", apuntó Moyer.

A los expertos médicos les preocupa que muchas mujeres se sometan a cirugías innecesarias tras una prueba genética confusa, extirpándose innecesariamente los senos o los ovarios para prevenir un riesgo de cáncer que nunca tuvieron.

"Todos tenemos una copia del gen BRCA, y algunos tenemos una mutación", explicó el Dr. Otis Brawley, director médico de la Sociedad Estadounidense del Cáncer. "Algunas mutaciones aumentan el riesgo de cáncer de mama en hasta un 85 por ciento, otras en un 40 por ciento, otras en un 10 por ciento".

"Pero la mujer que ahora sabe que porta una mutación se halla muy asustada y molesta, y ninguna explicación de que tiene poco o ningún significado ayudará", continuó Brawley.

Tanto Brawley como Moyer enfatizaron que cualquier mujer interesada en la prueba del BRCA debe reunirse con un asesor genético certificado antes de hacérsela. El asesor tomará un historial clínico muy detallado de la paciente y evaluará si la prueba resultaría beneficiosa.

"La clave de esto es que las mujeres que creen que quizá desearían hacerse la prueba deben hablar con un asesor genético, y ese asesor genético debe explicar los riesgos y los beneficios de la prueba y ayudarlas a tomar la decisión", apuntó Brawley. "Quizá el médico no sea necesariamente quien deba hacerlo. Debería tratarse de un asesor genético certificado. La mayoría de médicos no tienen la habilidad para hacerlo".

El grupo de trabajo es un panel independiente y voluntario de expertos nacionales en la prevención y en la medicina basada en la evidencia. Emite rutinariamente recomendaciones sobre los servicios clínicos preventivos como las pruebas, los servicios de consejería y los fármacos preventivos.

Más información

Para más información sobre los factores genéticos de riesgo para el cáncer de mama, visite la Sociedad Estadounidense del Cáncer (http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdeseno/recursosadicionales/fragmentado/cancer-de-seno-deteccion-temprana-br-ca-risks-cannot-change ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Virginia Moyer, M.D., M.P.H., chair, U.S. Preventive Services Task Force; Otis Brawley, M.D., chief medical officer, American Cancer Society; U.S. Preventive Services Task Force, news release, Dec. 23, 2013