Health Information

Un complemento nutricional podría ser beneficioso para los pacientes de Parkinson

Un complemento nutricional podría ser beneficioso para los pacientes de Parkinson

Un estudio inicial halló un aumento en los niveles de un antioxidante tras tomar inosina

LUNES, 23 de diciembre de 2013 (HealthDay News) -- Un complemento nutricional común llamado inosina aumenta de forma segura los niveles de un antioxidante que se cree que ayuda a las personas que sufren de enfermedad de Parkinson, señala un nuevo estudio de tamaño reducido.

La inosina es un precursor del antioxidante conocido como urato. La inosina se convierte naturalmente en urato en el cuerpo, pero el urato tomado oralmente se descompone en el sistema digestivo.

"Unos niveles más altos de urato se asocian con un menor riesgo de contraer enfermedad de Parkinson, y en los pacientes de Parkinson, podría conferir una tasa más lenta de empeoramiento de la enfermedad", explicó el Dr. Andrew Feigin, neurólogo del Centro de Trastornos del Movimiento del Instituto de Neurociencias Cushing en Manhasset, Nueva York. Feigin no participó en el nuevo estudio.

El estudio incluyó a 75 personas que habían sido recién diagnosticadas con Parkinson y que tenían unos niveles bajos de urato. Los que recibieron dosis de inosina para elevar los niveles de urato mostraron un aumento en los niveles del antioxidante sin sufrir efectos secundarios graves, según el estudio, que aparece en la edición del 23 de diciembre de la revista JAMA Neurology.

"Este estudio proveyó evidencia clara de que, en las personas con enfermedad de Parkinson inicial, el tratamiento con inosina puede elevar de forma segura los niveles de urato en la sangre y en el líquido cefalorraquídeo durante meses o años", aseguró en un comunicado de prensa del Hospital General de Massachusetts el investigador principal del estudio, el Dr. Michael Schwarzschild, neurólogo del hospital.

"Sabemos que el urato tiene propiedades neuroprotectoras en modelos animales", añadió Schwarzschild. Varios ensayos en humanos también han insinuado que podría ayudar a los pacientes de Parkinson, dijo, "así que los resultados positivos de este ensayo son muy alentadores".

Los hallazgos respaldan más investigación sobre la capacidad del urato de ralentizar el avance del Parkinson, y Schwarzschild y su equipo están diseñando un ensayo clínico en fase 3 de mayor tamaño.

Pero a pesar de los resultados positivos hasta ahora, los pacientes de Schwarzschild y sus cuidadores no deben probar el tratamiento con inosina en este momento, comentó Schwarzschild, quien también es profesor de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

"Aunque hay una evidencia considerable que respalda el potencial de esta terapia, la inosina todavía no es un tratamiento probado para el Parkinson", señaló. "Sabemos que un urato excesivamente alto puede conducir a piedras en los riñones, gota y posiblemente otros efectos negativos, por lo que es mejor intentar elevar el urato en ensayos clínicos cuidadosamente diseñados donde los riesgos se pueden reducir y equilibrarse contra los posibles beneficios".

Un experto concurrió en que se necesitan más estudios.

"Como estudio de fase 2, este protocolo no se diseñó para demostrar si el tratamiento con inosina retrasó o no la necesidad de terapia sintomática para la enfermedad de Parkinson", señaló el Dr. Steven Frucht, profesor de neurología y director de la división de trastornos del movimiento de la Escuela de Medicina Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. "Se necesitará un ensayo en fase 3 para demostrar si la inosina ayuda o no [a combatir el Parkinson], o incluso tiene el potencial de retrasar la necesidad de tratamiento sintomático".

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular de EE. UU. tiene más información sobre la enfermedad de Parkinson (http://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/parkinson_disease_spanish.htm ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Andrew Feigin, M.D., neurologist, Movement Disorders Center, Cushing Neuroscience Institute, Manhasset, N.Y., and Parkinson's researcher, Feinstein Institute for Medical Research, Manhasset, N.Y.; Steven J. Frucht, M.D., professor of neurology and director, movement disorders division, Mount Sinai School of Medicine, New York City; JAMA Neurology, news release, Dec. 23, 2013