Health Information

La muerte de James Gandolfini por problemas cardiacos a los 51 años de edad es una señal de los tiempos

La muerte de James Gandolfini por problemas cardiacos a los 51 años de edad es una señal de los tiempos

Los médicos señalan que más estadounidenses de mediana edad sufren de problemas cardiacos, y con frecuencia se deben a unos estilos de vida malsanos

JUEVES, 20 de junio (HealthDay News) -- La muerte de James Gandolfini, actor ganador de un Emmy, a los 51 años de edad, al parecer debido a un paro cardiaco, ha sido un shock para el país, dado que era relativamente joven.

Pero los expertos cardiacos afirman que ven más estadounidenses de mediana edad que sufren de problemas cardiacos, sobre todo debido a riesgos del estilo de vida como una dieta mala, la obesidad y la falta de ejercicio.

"Aunque la edad de 51 años se considera relativamente pronto para sufrir un ataque cardiaco, desafortunadamente estamos viendo muchos más pacientes con enfermedades cardiacas a una edad más temprana", planteó la Dra. Reena Pande, cardióloga del Hospital Brigham and Women's, en Boston. "Esto se debe, en parte, al aumento en la tasa de factores de riesgo de las enfermedades cardiacas, como la obesidad, la inactividad física, la hipertensión y la diabetes, entre otras, que están ocurriendo a edades más tempranas en la población de EE. UU.".

Gandolfini, famoso por su rol como el jefe mafioso Tony Soprano en una serie de HBO, "Los Soprano", murió el miércoles mientras estaba de vacaciones en Roma. Según los reportes, colapsó en el baño del hotel, y las autoridades del hospital dijeron el jueves que la causa de la muerte había sido un paro cardiaco, reportó Associated Press.

Donna Arnett, presidenta de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), señaló que "no es poco común sufrir una muerte cardiaca súbita a su edad". Sin embargo, añadió, todavía se sabe poco sobre los problemas de salud y riesgos cardiacos de Gandolfini.

Parece que el actor tenía varios factores de riesgo importantes que podrían haber contribuido a los problemas cardiacos. Disfrutaba de la comida y de los cigarros, y tenía exceso de peso.

La Asociación Americana del Corazón explica que el paro cardiaco es la pérdida súbita de la función del corazón en alguien que podría o no haber sido diagnosticado con una enfermedad cardiaca. Es provocado cuando el sistema eléctrico del corazón funciona mal, haciendo que el corazón se detenga de repente. Usualmente, la persona muere en cuestión de minutos. Sin embargo, la reanimación cardiopulmonar (RCP) y el uso de un desfibrilador para administrar choques al corazón y restaurar un ritmo normal pueden a veces prevenir la muerte, si se realizan en un plazo de unos minutos.

Un paro cardiaco no es lo mismo que un ataque cardiaco, aunque con frecuencia se utiliza erróneamente el término "ataque cardiaco" para describir un paro cardiaco. Los ataques cardiacos son provocados por un bloqueo que detiene el flujo sanguíneo al corazón, según la asociación cardiaca.

Pande dijo que hay "muchos motivos para que las personas desarrollen un paro cardiaco, que es un término genérico que se refiere a cuando el corazón deja de latir. La causa más común de paro cardiaco es sufrir un ataque cardiaco, que significa que hay un bloqueo súbito que hace que el músculo cardiaco no obtenga suficiente oxígeno ni nutrientes.

"El paro cardiaco tiene otras causas, como las arritmias, un músculo cardiaco debilitado, o una cicatriz en el músculo del corazón debido a un ataque cardiaco anterior", añadió. "Dado que tener un ataque cardiaco es la forma más común de paro cardiaco, los factores de riesgo de desarrollar un paro cardiaco son en su mayor parte los mismos que los riesgos de desarrollar una enfermedad cardiaca".

Se calcula que 265,000 hombres estadounidenses entre los 45 y los 64 años de edad sufren de un ataque cardiaco o una enfermedad cardiaca coronaria letales cada año, según la asociación del corazón. En comparación, el ataque cardiaco y las enfermedades cardiacas letales afectan a un promedio de 180,000 hombres entre los 65 y los 74, y a 235,000 hombres a partir de los 75 años.

Los hombres tienen un riesgo más alto que las mujeres de sufrir de problemas del corazón, y ese riesgo aumenta con la edad. Las personas con antecedentes familiares de enfermedades cardiacas también están en mayor riesgo de muerte coronaria súbita, según la asociación cardiaca.

"La mayor parte del riesgo de las enfermedades cardiacas se puede atribuir a factores del estilo de vida, como fumar, la falta de ejercicio, una dieta mala, la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto", apuntó Pande. "La buena noticia es que se trata de factores de riesgo modificables, lo que significa que son factores que la persona tiene el poder de cambiar. Si fuma, puede dejar de hacerlo. Si no hace ejercicio, puede volverse más activo. Si tiene diabetes, hipertensión o colesterol alto, puede hablar con el médico y recibir tratamiento".

Las personas que toman medidas para mejorar su salud cardiaca a través de la dieta y el ejercicio disfrutan de beneficios inmediatos, aunque sigan teniendo factores de riesgo como la obesidad o la diabetes, señaló el Dr. Jeffrey Berger, director de trombosis cardiovascular del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"Hay datos realmente positivos que señalan que si uno es obeso y hace ejercicio, le va bien", aseguró Berger. "Si come bien y hace ejercicio, el riesgo no es el de una persona obesa o incluso el de una persona de peso normal que no lo hace", añadió.

"Tenemos una influencia tan tremenda sobre las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares o de sufrir un evento cardiovascular", continuó. "Desafortunadamente, no nos damos cuenta de cuánto control tenemos".

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen una lista de cosas que las personas pueden hacer para reducir el riesgo de problemas del corazón, que incluyen:

  • Siga una dieta sana.
  • Mantenga un peso saludable.
  • Hace ejercicio de manera regular.
  • No fume y limite el consumo de alcohol.
  • Vigile la presión arterial y el colesterol.
  • Gestione la diabetes y tome sus fármacos para el corazón.

Más información

Para más información sobre la salud del corazón, visite la Asociación Americana del Corazón (http://www.heart.org/HEARTORG/GettingHealthy/GettingHealthy_UCM_001078_SubHomePage.jsp ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Reena Pande, M.D., cardiologist, Brigham and Women's Hospital, Boston; Donna Arnett, Ph.D., president, American Heart Association; Jeffrey Berger, M.D., assistant professor of medicine, and director of cardiovascular thrombosis, NYU Langone Medical Center, New York City; Associated Press