Health Information

Una prueba de ADN se muestra promisoria para guiar la atención del cáncer de mama avanzado

Una prueba de ADN se muestra promisoria para guiar la atención del cáncer de mama avanzado

Investigadores afirman que una muestra de sangre ayuda a los médicos a evaluar la respuesta al tratamiento

MIÉRCOLES, 13 de marzo (HealthDay News) -- Una prueba sanguínea experimental podría ayudar a mostrar si una mujer con cáncer de mama avanzado responde al tratamiento, sugiere un estudio preliminar.

La prueba detecta ADN anómalo de las células tumorales que circulan en la sangre. Y los nuevos hallazgos, que aparecen en la edición del 14 de marzo de la revista New England Journal of Medicine, insinúan que podría superar a las pruebas sanguíneas existentes al medir la respuesta de algunas mujeres al tratamiento para el cáncer de mama metastásico.

Esa es una forma avanzada del cáncer de mama, en que los tumores se han propagado a otras partes del cuerpo, con mayor frecuencia a los huesos, los pulmones, el hígado o el cerebro. No tiene cura, pero la quimioterapia, la terapia hormonal u otros tratamientos pueden ralentizar el avance de la enfermedad y aliviar los síntomas.

Cuanto antes puedan los médicos decir si el tratamiento funciona, mejor. Eso ayuda a las mujeres a evitar los efectos secundarios de una terapia ineficaz, y podría permitirles cambiar a una mejor.

Ahora mismo, los médicos monitorizan el cáncer de mama metastásico con la ayuda de pruebas de imágenes, como las TC. También pueden usar ciertas pruebas sanguíneas, entre ellas una que detecta las células tumorales que flotan en el torrente sanguíneo, y otra que mide un "marcador" tumoral llamado CA 15-3.

Pero las imágenes no proveen una información completa, y pueden exponer a las mujeres a dosis significativas de radiación. Las pruebas sanguíneas también tienen limitaciones, y no se usan de forma rutinaria.

"Hablando en términos prácticos, hay una inmensa necesidad de métodos novedosos" para monitorizar a las mujeres, aseguró la Dra. Yuan Yuan, profesora asistente de oncología médica del centro oncológico City of Hope en Duarte, California.

Para el nuevo estudio, investigadores de la Universidad de Cambridge en Inglaterra tomaron muestras de sangre de 30 mujeres que estaban siendo tratadas por cáncer de mama metastásico y que se sometían a pruebas estándares de imágenes. Hallaron que la prueba de ADN tumoral rendía mejor que la CA 15-3 o la prueba de células tumorales al calcular la respuesta de las mujeres al tratamiento.

De las 20 mujeres que los investigadores pudieron seguir por más de cien días, 19 mostraron un avance del cáncer en sus TC. Y 17 de ellas también habían mostrado unos niveles crecientes de ADN tumoral. Por contra, apenas siete tenían un número creciente de células tumorales, mientras que nueve tuvieron un aumento en los niveles de CA 15-3.

En 10 de esas 19 mujeres, el ADN tumoral aumentó en promedio cinco meses antes de que las TC mostraran que el cáncer avanzaba.

"La moraleja es que el ADN tumoral en circulación es un mejor biomarcador de monitorización que los aprobados actualmente por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de EE. UU.", aseguró el investigador principal, el Dr. Carlos Caldas.

Todo eso sugiere que la prueba podría ayudar a monitorizar la respuesta al tratamiento de las mujeres, comentó Yuan, quien no participó en el estudio.

Pero aunque dijo que los hallazgos son "emocionantes", también enfatizó que hace falta mucho más trabajo.

"Esto no está listo para la práctica clínica", planteó Yuan. "Pero es una dirección a la cual nos dirigimos".

Hay otras pruebas en desarrollo para examinar a las mujeres con cáncer de mama, anotó Yuan. Una es una prueba que busca anomalías en el "número de copias" del ADN. Un estudio preliminar reciente halló que ese método podría ayudar a predecir el riesgo de recurrencia del cáncer de mama de algunas mujeres.

Y los investigadores siguen estudiando las pruebas existentes para determinar la mejor forma de usarlas. La prueba de sangre que detecta las células tumorales, vendida en EE. UU. como el sistema CellSearch, puede utilizarse para ayudar a examinar a las mujeres en tratamiento para el cáncer de mama metastásico. En general, un mayor número de células tumorales significa un avance más rápido.

Pero por ahora, las directrices profesionales no recomiendan que los médicos usen la prueba rutinariamente porque su utilidad final aún no está clara, señaló el Dr. Anthony Lucci, oncólogo quirúrgico del Centro Oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Texas, en Houston.

Los nuevos hallazgos sugieren que la prueba de ADN tumoral es más sensible que la prueba existente de células tumorales, comentó Lucci, quien no participó en la investigación.

Apuntó que, en el futuro, quizás sea útil para monitorizar a las mujeres con cáncer metastásico o para ayudar a los médicos a detectar la recurrencia del cáncer antes.

Una detección más temprana de las recurrencias es la gran esperanza, comentó el Dr. Jorge Reis-Filho, patólogo encargado del Centro Oncológico Conmemorativo Sloan-Kettering, en la ciudad de Nueva York. "Si los cambios en el ADN suceden antes de los cambios que vemos en las imágenes, eso podría ayudarnos a ser más proactivos en el tratamiento", señaló.

Pero Reis-Filho enfatizó que por ahora "son puras especulaciones".

Lucci dijo que falta mucho tiempo para cualquier uso en el mundo real de las pruebas del ADN.

"En primer lugar, necesitamos estudios más grandes para confirmar estos hallazgos", señaló. Pero además, los investigadores tienen que averiguar cómo hacer que esa prueba del ADN sea más fácil y barata, añadió Lucci.

"Actualmente, sería demasiado costoso y tardaría demasiado", dijo. Solo algunos centros académicos tendrían los recursos para realizar este tipo de pruebas en su estado actual, anotó Lucci.

Más información

Para más información sobre el cáncer de mama metastásico, visite la Red del Cáncer de Mama Metastásico (Metastatic Breast Cancer Network) ( http://mbcn.org/ ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Carlos Caldas, M.D., professor, University of Cambridge Cancer Center, United Kingdom; Yuan Yuan, M.D., Ph.D., assistant professor, medical oncology, City of Hope, Duarte, Calif.; Anthony Lucci, M.D., professor, surgical oncology, University of Texas M.D. Anderson Cancer Center, Houston; Jorge Reis-Filho, M.D., Ph.D., attending pathologist, Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, New York City; March 14, 2013, New England Journal of Medicine, online