Health Information

Los que son ganadores en la vida no suelen ganar en la esperanza de vida

Los que son ganadores en la vida no suelen ganar en la esperanza de vida

Los presidentes tienden a vivir menos tiempo que aquellos a los que vencen; los premios no garantizan que se vivan más años, según un estudio

MIÉRCOLES, 13 de marzo (HealthDay News) -- Las personas famosas y que acumulan grandes fortunas pueden alcanzar un cierto estatus, pero eso no les ayudará a vivir más tiempo, afirma una investigación reciente.

Investigadores de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia examinaron cuál fue la esperanza de vida de aquellos actores que ganaron o perdieron en los premios Emmy de la televisión, deportistas que entraron o que no consiguieron entrar en el Salón de la Fama del Béisbol, y ex presidentes y ex vicepresidentes de Estados Unidos y sus oponentes derrotados.

El equipo de investigación no encontró ninguna indicación clara de que ganar cualquiera de estos premios o posiciones otorgara una ventaja con respecto a la longevidad.

En el caso de los presidentes, por ejemplo, la tendencia fue a que ocurriera al revés. Los presidentes y vicepresidentes elegidos en realidad perdieron, en promedio, 5.3 años de su vida, en comparación con sus adversarios políticos. Incluso después de tomar en cuenta el riesgo añadido de ser asesinado, ser elegido como presidente supuso una reducción del promedio de la esperanza de vida.

Por otra parte, ganar un Emmy se relacionó con una vida más longeva de los actores, halló el equipo de Columbia. Estos actores vivieron 2.7 años más que los actores nominados que perdieron. Pero no ocurrió lo mismo para los guionistas que ganaron un Emmy, que tuvieron una esperanza de vida de 3 años menos que los que no ganaron el premio.

Finalmente, aquellos que entraron en el Salón de la Fama del Béisbol no tuvieron ninguna ventaja en su esperanza de vida con respecto a los jugadores nominados que finalmente no fueron incluidos.

La investigación sugiere que cualquier "ascenso" producido al alcanzar un estatus social alto y un estado de salud puede tener más que ver con el acceso a los recursos (como una mejor educación y riqueza) que simplemente con formar parte de un grupo de élite, afirmaron los investigadores.

Así que el atractivo del estatus social alto (que los expertos llaman "privación relativa") quizá no proporcione por sí mismo una gran ventaja para la salud.

"La privación relativa probablemente juegue un papel en las desigualdades en la salud, pero es menos importante que las circunstancias y las oportunidades de la vida que deriven de la posición socioeconómica en que uno se encuentre", comentó el autor principal del estudio, Bruce Link, profesor de epidemiología y ciencias sociomédicas en la Facultad Mailman, en un comunicado de prensa de la universidad.

"La teoría de la privación relativa resultaría en la predicción de que los perdedores estarían de forma consistente en desventaja en cuanto a su salud y su longevidad en comparación con los ganadores, pero esto no es lo que vemos [en este estudio]", agregó.

Puede ser que las oportunidades que llegan con la victoria sean más importantes para la salud que cualquier ascenso en el estatus relativo, afirmaron los investigadores. Por lo tanto, ganar un Emmy de joven puede abrir puertas y proporcionar un estímulo a sus carreras de actores, lo que beneficia a su salud a lo largo de su vida. Por otra parte, los deportistas son incluidos en el Salón de la Fama después de que sus carreras hayan terminado, por lo que la victoria quizá no confiera el mismo beneficio.

Los autores del estudio indicaron que ganar también puede producir estrés, y eso afectará a la salud. Esto es particularmente cierto en el caso de los presidentes y vicepresidentes, que no solo se enfrentan a posibles intentos de asesinato, sino que están sometidos al estrés extremo de dos de las posiciones más exigentes del mundo. Los investigadores afirmaron que los 15 presidentes de EE. UU. del siglo XX que habían fallecido ya para el año 2008 vivieron un promedio de 1.9 años menos que el hombre estadounidense promedio de la misma edad.

El estudio aparece en una edición en línea de la revista American Sociological Review.

Más información

Los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. tienen más información sobre las desigualdades en la salud (https://www.nlm.nih.gov/hsrinfo/disparities.html ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTE: Columbia University's Mailman School of Public Health, news release, March 11, 2013.