Health Information

Una exposición temprana al gluten podría ayudar a los bebés a evitar el riesgo de enfermedad celíaca, según un estudio

Una exposición temprana al gluten podría ayudar a los bebés a evitar el riesgo de enfermedad celíaca, según un estudio

Unos expertos suecos afirman que introducir alimentos basados en granos a los cuatro meses, cuando todavía toman leche materna, podría reducir el riesgo

MARTES, 19 de febrero (HealthDay News) -- Modificar la dieta de un bebé para incluir la proteína gluten mientras la madre todavía está lactando podría reducir el riesgo de enfermedad celíaca, un trastorno intestinal común, según un estudio sueco reciente.

Quizás parezca que el hallazgo contradice la intuición, dado que la enfermedad celíaca es una afección en que el revestimiento del intestino delgado resulta dañado por los alimentos que contienen gluten.

Sin embargo, los investigadores que llevaron a cabo el estudio especulan que quizás haya una oportunidad en la que un bebé puede desarrollar tolerancia a la proteína y posiblemente librarse de contraer la enfermedad.

"Hemos probado que esta forma de introducir el gluten reduce el riesgo de contraer enfermedad celíaca", señaló la Dra. Anneli Ivarsson, pediatra de la Universidad de Umea en Umea, y autora líder del estudio que aparece en línea el 18 de febrero y en la edición impresa de marzo de la revista Pediatrics.

Gluten es el nombre de unas proteínas que se hallan en granos específicos, entre ellos todas las formas de trigo y granos relacionados como la cebada y el centeno, según la Celiac Disease Foundation.

La enfermedad celíaca afecta a alrededor del uno por ciento de la población, según Ivarsson. La susceptibilidad genética desempeña un rol. Se aconseja a los afectados llevar una dieta libre de gluten durante toda la vida.

Ivarsson y su equipo compararon a dos grupos de niños suecos: un grupo nacido en 1993, un periodo en que el diagnóstico de enfermedad celíaca se cuadruplicó, y el otro grupo nacido en 1997, cuando declinó más o menos en la misma medida. Los niños nacidos más adelante experimentaron una reducción del 25 por ciento en el riesgo de sufrir de enfermedad celíaca en comparación con los nacidos antes, hallaron.

"Eso es bastante", aseguró Ivarsson.

Mientras que el 2.9 por ciento de los nacidos en el grupo anterior sufrían de la enfermedad, lo mismo sucedió en el 2.2 por ciento de los nacidos en el grupo posterior.

El inicio y el final del periodo en que los diagnósticos de enfermedad celíaca aumentaron se caracterizaron por cambios en la alimentación recomendada para los bebés, lo que incluyó la mejor edad para introducir los alimentos con gluten, anotaron los investigadores.

En 1982, los expertos recomendaron que no se administrar a los bebés alimentos con gluten hasta los 6 meses. En 1996, los expertos recomendaron que se introdujera el gluten a partir de los cuatro meses.

Los expertos saben que un bebé desarrolla lo que denominan una tolerancia oral a un antígeno (una sustancia que produce anticuerpos protectores) a principios de la vida. La enfermedad celíaca "se puede considerar como la falta de desarrollo de tolerancia oral al gluten, o una pérdida posterior de esta tolerancia", escribió Ivarsson en el informe.

En su estudio, los bebés nacidos en el grupo posterior, en quienes los alimentos que contenían gluten se introdujeron a partir de los 4 meses, eran menos propensos a desarrollar enfermedad celíaca.

"No podemos probar que haya una oportunidad" para el desarrollo de la tolerancia, señaló Ivarsson, pero esa es una especulación.

Los hallazgos sugieren, aunque no prueban, que introducir gradualmente alimentos que contienen gluten en cantidades pequeñas a partir de los cuatro meses de edad, idealmente mientras todavía se está lactando, podría proteger de la enfermedad celíaca.

¿Por qué se debe continuar la lactancia al mismo tiempo? "Se ha mostrado que la leche materna fomenta las bacterias saludables en los intestinos", comentó Ivarsson.

Si las madres pueden lactar, deben hacerlo, añadió. Sin embargo, la susceptibilidad genética también tiene que ver, dijo, de forma que un niño podría contraer enfermedad celíaca de cualquier forma a pesar de seguir las recomendaciones alimentarias.

Si un niño muestra síntomas, obtenga tratamiento temprano, aconsejó. Los síntomas incluyen diarrea o estreñimiento crónicos, calambres abdominales y gas.

"Es en realidad lo que hemos estado aconsejando" para la alimentación, señaló el Dr. Peter Green, director del Centro de la Enfermedad Celiaca del Centro Médico de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

"Con frecuencia, las personas que van a tener un bebé y en cuyas familias hay enfermedad celíaca nos preguntan qué pueden hacer para reducir el riesgo de que el bebé la contraiga", comentó Green. "En realidad hemos aconsejado a los padres que den el pecho y que introduzcan un poco de gluten entre los 4 y los 6 meses". La recomendación se basa en otras investigaciones que también hallaron que ese método es efectivo, añadió.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) no tiene recomendaciones oficiales sobre la reducción del riesgo de la enfermedad celiaca, pero sus expertos afirman que el riesgo de esa enfermedad se reduce en un 52 por ciento entre los niños que están tomando leche materna cuando se introduce el gluten.

Más información

Para más información sobre la enfermedad celíaca, visite la Celiac Disease Foundation (http://www.celiac.org ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTES: Anneli Ivarsson, M.D., Ph.D., pediatrician and associate professor, medicine, Umea University, Sweden; Peter Green, M.D., director, Celiac Disease Center, Columbia University Medical Center, and professor, clinical medicine, Columbia University College of Physicians and Surgeons, New York City; March 2013 Pediatrics