Health Information

Fenitoína

Marcas Comerciales:

  • Dilantin

La fenitoína es un agente anticonvulsivo usado principalmente para prevenir ataques en condiciones como la epilepsia. Las medicinas similares a la fenitoína son la etotoína (Peganone) y mefenitoína (Mesantoína).

Otros agentes anticonvulsivos incluyen la carbamazepina , fenobarbital , primidona y el ácido valpróico . En algunos casos, se puede emplear la terapia combinada con dos o más medicamentos anticonvulsivos.

Ginkgo

El ginkgo (Ginkgo biloba) se ha usado entre otras enfermedades, para tratar el mal de Alzheimer y la pérdida de memoria relacionada con la edad.

Esta interacción involucra contaminantes potenciales en el ginkgo, no el ginkgo mismo.

Un estudio reciente descubrió que una toxina nerviosa natural presente en las semillas de Ginkgo biloba se convirtió en extractos de ginko estandarizados preparados a partir de las hojas. 1 Esta toxina se ha asociado con convulsiones y muerte en animales de laboratorio. 2,3,4

Afortunadamente, las cantidades detectadas de esta sustancia tóxica son consideradas inocuas. 5 Sin embargo, dada la falta de estandarización satisfactoria de las formulaciones herbales en los Estados Unidos, es posible que algunos lotes de producto pudieran tener altos contenidos de toxina dependiendo de la temporada de cosecha.

A la luz de estos descubrimientos, tomar un producto ginkgo que parece contener niveles significativos de la toxina nerviosa, en teoría podría prevenir que un anticonvulsivo funcione tan bien como se espera.

Glutamina

En el cuerpo el aminoácido glutamina es convertido en glutamato. Se piensa que el glutamato actúa como un neurotransmisor (un químico que habilita la transmisión nerviosa). Dado que los anticonvulsivos funcionan (por lo menos en parte) bloqueando las rutas del glutamato al cerebro, dosis elevadas del aminoácido glutamato podrían en teoría, disminuir el efecto de un anticonvulsivo e incrementar el riesgo de ataques.

Ipriflavona

La ipriflavona, una isoflavona sintética que reduce el rompimiento óseo, es usada para tratar la osteoporosis.

Estudios de laboratorio indican que la ipriflavona podría incrementar los niveles sanguíneos de los anticonvulsivos fenitoína y carbamazepina, cuando son tomados de forma terapéutica. 6 Se descubrió que la ipriflavona inhibe una enzima hepática involucrada en el rompimiento normal de esas medicinas por parte del cuerpo, permitiéndoles de esa manera, acumularse en la sangre. Los niveles de medicina más elevados incrementan el riesgo de efectos adversos.

Debido a que se sabe que los anticonvulsivos contribuyen al desarrollo de la osteoporosis, una preocupación es que el uso de ipriflavona para ésta osteoporosis inducida por medicamentos podría resultar en niveles elevados de medicinas en la sangre, con consecuencias potencialmente serias.

Las personas que toman cualquiera de esas medicinas deben usar ipriflavona sólo bajo supervisión médica.

LúpulosKavaPasifloraValeriana

La hierba kava (Piper methysticum) tiene un efecto sedante y es usada para la ansiedad y el insomnio.

Combinar kava con anticonvulsivos, los cuales poseen efectos depresivos similares, podría resultar en "sobre dosis" o excesiva depresión física, sedación y daño. En un caso reportado, un hombre de 54 años de edad fue hospitalizado por letargo y desorientación, los efectos secundarios se atribuyeron a la combinación de kava y el agente antiansiedad alprazolam (Xanax) por tres días. 7

Otras hierbas que tienen un efecto sedante que podrían causar problemas al ser combinadas con anticonvulsivos incluyen la ashwagandha (Withania somnífera) , caléndula (Calendula officinalis) , hierba gatera (Nepeta cataria) , lúpulo (Humulus lupulus) , zapatito de la virgen ( Cypripedium species) , toronjil (Melissa officinalis) , pasiflora (Passiflora incarnata) , sasafrás (Sassafras officinale), escutelaria (Scutellaria lateriflora) , valeriana (Valeriana officinalis) y la hierba mansa (Anemopsis californica).

Debido a las consecuencias potencialmente serias, debería evitar combinar estas hierbas con anticonvulsivos u otras medicinas que también tienen efectos sedantes o depresivos, a menos que sea aconsejado por su médico.

Sauce Blanco

El sauce blanco (Salix alba), también conocido como sauce, es usado para tratar dolor y fiebre. El sauce blanco contiene una sustancia que es convertida por el cuerpo en un salicilato similar a la aspirina.

Dosis más grandes de aspirina pueden incrementar los niveles de fenitoína y su toxicidad durante el uso a largo plazo de ambas medicinas. 8 Esto levanta la preocupación de que el sauce blanco podría tener efectos similares a la fenitoína, aunque esto no ha sido comprobado.

Biotina

Los anticonvulsivos pueden reducir la biotina, una vitamina B esencial, soluble al agua, posiblemente al competir con esta por la absorción en el intestino. Sin embargo, no está claro si este efecto es lo suficientemente grande para ser dañino.

Se descubrió que los niveles de sangre de la biotina eran sustancialmente más bajos en 404 personas con epilepsia en el tratamiento a largo plazo con anticonvulsivos, comparado con 112 personas con epilepsia no tratada. 9 El efecto ocurrió con fenitoína, carbamazepina, fenobarbital y primidona. El ácido valpróico parece afectar a la biotina en un menor rango diferente a otros anticonvulsivos.

Un estudio de laboratorio sugirió que los anticonvulsivos podrían reducir los niveles de biotina al interferir con la forma en que la biotina es transportada en el intestino. 10

La complementación con biotina puede ser benéfica si usted está en terapia de anticonvulsivos a largo plazo. Para evitar una interacción potencial, tome el suplemento de 2 a 3 horas separadas de la medicina.

Nota: Se ha sugerido que la acción de los medicamentos anticonvulsivos puede estar, al menos en parte, relacionada a su efecto reductor de niveles de biotina. Por esta razón, podría ser necesario tomar suficiente biotina para prevenir una deficiencia, pero no una cantidad excesiva.

Folato

El folato (también conocido como ácido fólico) es una vitamina B que tiene un papel importante en muchos aspectos vitales de la salud, incluyendo la prevención de defectos del tubo neural y posiblemente la reducción del riesgo de enfermedad cardiaca. Debido a que la ingesta inadecuada de folato es generalizada, si está tomando cualquier medicamento que reduzca o perjudique el folato aun de forma ligera, usted podría necesitar un suplemento.

Muchos medicamentos usados para prevenir ataques pueden reducir los niveles de folato en el cuerpo. 11 - 16 La fenitoína en particular parece reducir los niveles de folato al interferir con su absorción en el intestino delgado 19 así como al acelerar su degradación normal por el cuerpo. 20,21

Los bajos niveles sanguíneos de folato causados por anticonvulsivos pueden elevar los niveles de homocisteína , una enfermedad que se cree que aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca . 17

La ingesta adecuada de folato es también necesaria para prevenir defectos del tubo neural, tales como espina bífida y anencefalia (ausencia de un cerebro). Debido a que las medicinas anticonvulsivas disminuyen el folato, los bebés nacidos de mujeres que toman anticonvulsivos tienen un riesgo creciente para defectos de nacimiento. Los anticonvulsivos pueden jugar también un papel más directo en el desarrollo de defectos de nacimiento. 18

Sin embargo, puede haber problemas al usar suplementos de folato. Los altos niveles de folato aceleran la degradación normal de la fenitoína. 22,23 Esto puede llevar al brote de ataques.

Por esta razón, la complementación con folato durante la terapia de fenitoína debe ser supervisada por un médico.

Calcio

Los medicamentos anticonvulsivos pueden dañar la absorción de calcio y de esta forma incrementar el riesgo de osteoporosis y otros trastornos óseos.

La absorción de calcio fue comparada en 12 personas con terapia de anticonvulsivos (todos tomando fenitoína y algunos tomando también fenobarbital, primidona y/o carbamazepina) y 12 personas que no recibían tratamiento. 24 Se descubrió que la absorción de calcio fue 27% menor en los participantes tratados.

Un estudio observacional descubrió bajos niveles de calcio en la sangre en 48% de 109 personas que tomaban anticonvulsivos. 25 Otros descubrimientos en este estudio sugirieron que los anticonvulsivos también podrían reducir los niveles de calcio al interferir directamente con la hormona paratiroides, una sustancia que ayuda a mantener los niveles de calcio en equilibrio apropiado.

Un bajo nivel de calcio en la sangre puede por sí mismo desencadenar ataques y esto podría reducir la efectividad de los anticonvulsivos. 26

La complementación con calcio puede ser benéfica para personas que toman medicinas anticonvulsivas. Sin embargo, algunos estudios indican que los antiácidos que contienen carbonato de calcio pueden interferir con la absorción de fenitoína y quizá con otro anticonvulsivo. 27,28 Por esta razón, tome los suplementos de calcio, si es posible, varias horas separadas de medicamentos anticonvulsivos.

Carnitina

La carnitina es un aminoácido que ha sido usado para enfermedades cardiacas, el Alzheimer y la claudicación intermitente (una complicación posible de la ateroesclerosis en la cual la circulación sanguínea deteriorada causa dolor severo en los músculos de la pantorrilla al caminar o ejercitarse).

La terapia a largo plazo con agentes anticonvulsivos, en particular ácido valpróico, está asociada con niveles bajos de carnitina. 29 Sin embargo, no es claro si los anticonvulsivos causan la deficiencia de carnitina o si esta ocurre por otras razones. Se ha establecido la hipótesis de que los bajos niveles de carnitina pueden contribuir a los dañinos efectos del ácido valpróico sobre el hígado. 30,31 El riesgo de este daño hepático se incrementa en niños menores de 24 meses, 32 y la complementación con carnitina parece ser protectora. 33 Sin embargo, en un estudio cruzado de doble ciego, la complementación con carnitina no produjo mejoría real en el "bienestar" como fue estimado por los padres de niños que recibieron ya fuese ácido valpróico o carbamazepina. 34

La complementación con L-carnitina puede ser recomendable en ciertos casos, como en bebés y niños pequeños (en especial aquellos menores de 2 años) que han tenido trastornos neurológicos y están recibiendo ácido valpróico y múltiples anticonvulsivos. 35

Vitamina D

Los medicamentos anticonvulsivos pueden interferir con la actividad de vitamina D. Como el manejo apropiado del calcio por el cuerpo depende la vitamina D, esto puede ser otra forma de que estas medicinas incrementen el riesgo de osteoporosis y trastornos óseos relacionados (vea el tema previo sobre Calcio).

Los anticonvulsivos parecen acelerar la degradación corporal normal de vitamina D, reduciendo la cantidad de vitamina en la sangre. 36 Una encuesta de 48 personas que tomaron tanto fenitoína como fenobarbital descubrió niveles significativamente más bajos de calcio y vitamina D en muchos de ellos comparado con 38 personas no tratadas. 37 Cambios similares pero menores fueron vistos en 13 personas que sólo tomaron fenitoína o fenobarbital. Este efecto puede ser aparente sólo después de varias semanas de tratamiento.

Otro estudio descubrió bajos niveles sanguíneos en una forma de vitamina D, pero niveles normales en otra. 38 Debido a que existen dos formas primarias de vitamina D circulando en la sangre, el cuerpo podría ser capaz de ajustarse en algunos casos para mantener la vitamina D en equilibrio, por lo menos por algún tiempo, a pesar de la influencia de anticonvulsivos. 39

La exposición solar adecuada puede ayudar a superar los efectos de los anticonvulsivos sobre la vitamina D al estimular a la piel para fabricar la vitamina. 40 De 450 personas que viven en una instalación de Florida, que usaban anticonvulsivos, no se encontró ninguno que tuviera bajos niveles sanguíneos de vitamina D o evidencia de enfermedad ósea. Esto sugiere que los entornos que proporcionan exposición solar regular pueden ser protectores.

Las personas que toman anticonvulsivos de manera regular, en especial aquellos con terapia combinada y aquellos con exposición solar limitada, se pueden beneficiar con complementación de vitamina D.

Vitamina K

La fenitoína, carbamazepina, fenobarbital y la primidona aceleran la degradación normal de vitamina K en subproductos inactivos, privando de esta manera al cuerpo de vitamina K. Esto puede llevar a problemas óseos como la osteoporosis. También, el uso de estos anticonvulsivos puede llevar a una deficiencia de vitamina K en bebés nacidos de madres embarazadas que tomaban las medicinas, dando como resultado trastornos hemorrágicos o anomalías óseas de la cara en los recién nacidos. 41,42

Las madres que toman estos anticonvulsivos pueden necesitar complementos de vitamina K durante el embarazo para prevenir estas condiciones en sus recién nacidos.

Revision Information

  • 1

    Arenz A, Klein M, Fiehe K. Occurrence of neurotoxic 4'-O-methylpyridoxine in Ginkgo biloba leaves, ginkgo medications and Japanese ginkgo food. Planta Med. 1996;62:548 - 551.

  • 2

    Mizuno N, Kawakami K, Morita E. Competitive inhibition between 4'-substituted pyridoxine analogues and pyridoxal for pyridoxal kinase from mouse brain. J Nutr Sci Vitaminol (Tokyo). 1980;26:535 - 543.

  • 3

    Wada K, Ishigaki S, Ueda K, et al. An antivitamin B6, 4'-methoxypyridoxine, from the seed of Ginkgo biloba L. Chem Pharm Bull (Tokyo). 1985;33:3555 - 3557.

  • 4

    Yagi M, Wada K, Sakata M, et al. Studies on the constituents of edible and medicinal plants. IV. Determination of 4-O-methylpyridoxine in serum of the patient with gin-nan food poisoning [in Japanese; English abstract]. Yakugaku Zasshi. 1993;113:596 - 599.

  • 5

    Arenz A, Klein M, Fiehe K. Occurrence of neurotoxic 4'-O-methylpyridoxine in Ginkgo biloba leaves, ginkgo medications and Japanese ginkgo food. Planta Med. 1996;62:548 - 551.

  • 6

    Monostory K, Vereczkey L, Levai F, et al. Ipriflavone as an inhibitor of human cytochrome P450 enzymes. Br J Pharmacol. 1998;123:605 - 610.

  • 7

    Almeida JC, Grimsley EW. Coma from the health food store: interaction between kava and alprazolam. Ann Intern Med. 1996;125:940 - 941.

  • 8

    Inoue F, Walsh RJ. Folate supplements and phenytoin-salicylate interaction. Neurology. 1983;33:115 - 116.

  • 9

    Krause KH, Bonjour JP, Berlit P, et al. Biotin status of epileptics. Ann N Y Acad Sci. 1985;447:297 - 313.

  • 10

    Said HM, Redha R, Nylander W. Biotin transport in the human intestine: inhibition by anticonvulsant drugs. Am J Clin Nutr. 1989;49:127 - 131.

  • 11

    Kishi T, Fujita N, Eguchi T, et al. Mechanism for reduction of serum folate by antiepileptic drugs during prolonged therapy. J Neurol Sci. 1997;145:109 - 112.

  • 12

    Reynolds EH. Mental effects of anticonvulsants, and folic acid metabolism. Brain. 1968;91:197 - 214.

  • 13

    Hendel J, Dam M, Gram L, et al. The effects of carbamazepine and valproate on folate metabolism. Acta Neurol Scand. 1984;69:226 - 231.

  • 14

    Berg MJ, Stumbo PJ, Chenard CA, et al. Folic acid improves phenytoin pharmacokinetics. J Am Diet Assoc. 1995;95:352 - 356.

  • 15

    Lewis DP, Van Dyke DC, Willhite LA, et al. Phenytoin-folic acid interaction. Ann Pharmacother. 1995;29:726 - 735.

  • 16

    Lewis DP, Van Dyke DC, Stumbo PJ, et al. Drug and environmental factors associated with adverse pregnancy outcomes. Part I: Antiepileptic drugs, contraceptives, smoking, and folate. Ann Pharmacother. 1998;32:802 - 817.

  • 17

    Ono H, Sakamoto A, Eguchi T, et al. Plasma total homocysteine concentrations in epileptic patients taking anticonvulsants. Metabolism. 1997;46:959 - 962.

  • 18

    Lewis DP, Van Dyke DC, Stumbo PJ, et al. Drug and environmental factors associated with adverse pregnancy outcomes. Part I: Antiepileptic drugs, contraceptives, smoking, and folate. Ann Pharmacother. 1998;32:802 - 817.

  • 19

    Berg MJ, Stumbo PJ, Chenard CA, et al. Folic acid improves phenytoin pharmacokinetics. J Am Diet Assoc. 1995;95:352 - 356.

  • 20

    Lewis DP, Van Dyke DC, Willhite LA, et al. Phenytoin-folic acid interaction. Ann Pharmacother. 1995;29:726 - 735.

  • 21

    Kishi T, Fujita N, Eguchi T, et al. Mechanism for reduction of serum folate by antiepileptic drugs during prolonged therapy. J Neurol Sci. 1997;145:109 - 112.

  • 22

    Berg MJ, Stumbo PJ, Chenard CA, et al. Folic acid improves phenytoin pharmacokinetics. J Am Diet Assoc. 1995;95:352 - 356.

  • 23

    Lewis DP, Van Dyke DC, Stumbo PJ, et al. Drug and environmental factors associated with adverse pregnancy outcomes. Part I: Antiepileptic drugs, contraceptives, smoking, and folate. Ann Pharmacother. 1998;32:802 - 817.

  • 24

    Wahl TO, Gobuty AH, Lukert BP. Long-term anticonvulsant therapy and intestinal calcium absorption. Clin Pharmacol Ther . 1981;30:506 - 512.

  • 25

    Weinstein RS, Bryce GF, Sappington LJ, et al. Decreased serum ionized calcium and normal vitamin D metabolite levels with anticonvulsant drug treatment. J Clin Endocrinol Metab. 1984;58:1003 - 1009.

  • 26

    Weinstein RS, Bryce GF, Sappington LJ, et al. Decreased serum ionized calcium and normal vitamin D metabolite levels with anticonvulsant drug treatment. J Clin Endocrinol Metab. 1984;58:1003 - 1009.

  • 27

    Carter BL, Garnett WR, Pellock JM, et al. Effect of antacids on phenytoin bioavailability. Ther Drug Monit. 1981;3:333 - 340.

  • 28

    McElnay JC, Uprichard G, Collier PS. The effect of activated dimethicone and a proprietary antacid preparation containing this agent on the absorption of phenytoin. Br J Clin Pharmacol . 1982;13:501 - 505.

  • 29

    De Vivo DC, Bohan TP, Coulter DL, et al. L-carnitine supplementation in childhood epilepsy: current perspectives. Epilepsia. 1998;39:1216 - 1225.

  • 30

    Coulter DL. Carnitine deficiency: a possible mechanism for valproate hepatotoxicity [letter]. Lancet. 1984;1:689.

  • 31

    Ater SB, et al. A developmental center population treated with VPA and L-carnitine. In: Update 1993: inborn errors of metabolism in the patient with epilepsy. Sigma-Tau Pharmaceuticals; 1993.

  • 32

    Dreifuss FE, Langer DH. Hepatic considerations in the use of antiepileptic drugs. Epilepsia. 1987;28(suppl 2):S23 - S29.

  • 33

    Ater SB, et al. A developmental center population treated with VPA and L-carnitine. In: Update 1993: inborn errors of metabolism in the patient with epilepsy. Sigma-Tau Pharmaceuticals; 1993.

  • 34

    Freeman JM, Vining EP, Cost S, et al. Does carnitine administration improve the symptoms attributed to anticonvulsant medications? A double-blinded, crossover study. Pediatrics. 1994;93:893 - 895.

  • 35

    De Vivo DC, Bohan TP, Coulter DL, et al. L-carnitine supplementation in childhood epilepsy: current perspectives. Epilepsia. 1998;39:1216 - 1225.

  • 36

    Hahn TJ, Hendin BA, Scharp CR, et al. Effect of chronic anticonvulsant therapy on serum 25-hydroxycalciferol levels in adults. N Engl J Med . 1972;287:900 - 904.

  • 37

    Hahn TJ, Hendin BA, Scharp CR, et al. Effect of chronic anticonvulsant therapy on serum 25-hydroxycalciferol levels in adults. N Engl J Med . 1972;287:900 - 904.

  • 38

    Jubiz W, Haussler MR, McCain TA, et al. Plasma 1,25-dihydroxyvitamin D levels in patients receiving anticonvulsant drugs. J Clin Endocrinol Metab. 1977;44:617 - 621.

  • 39

    Brodie MJ, Boobis AR, Dollery CT, et al. Rifampicin and vitamin D metabolism. Clin Pharmacol Ther. 1980;27:810 - 814.

  • 40

    Williams C, Netzloff M, Folkerts L, et al. Vitamin D metabolism and anticonvulsant therapy: effect of sunshine on incidence of osteomalacia. South Med J. 1984;77:834 - 836, 842.

  • 41

    Cornelissen M, Steegers-Theunissen R, Kollee L, et al. Increased incidence of neonatal vitamin K deficiency resulting from maternal anticonvulsant therapy. Am J Obstet Gynecol. 1993;168:923 - 928.

  • 42

    Cornelissen M, Steegers-Theunissen R, Kollee L, et al. Supplementation of vitamin K in pregnant women receiving anticonvulsant therapy prevents neonatal vitamin K deficiency. Am J Obstet Gynecol. 1993;168:884 - 888.